El Código QR interoperable incrementa las ventas en los comercios al por menor.

En los últimos años, un número creciente de jugadores está adoptando códigos QR para facilitar los pagos de comercios al por menor.  Lo que originalmente comenzó como una herramienta que funcionaba exclusivamente para el control de la producción en la industria automovilística, hoy es una de las mejores maneras de realizar pagos seguros, es económico, fácil de usar, sin contra cargos; además gracias a la tendencia actual, se ha posicionado como una de las mejores maneras de evitar el contacto, garantizando niveles altos de salubridad. La aceptación ha sido tan alta en mercados asiáticos, principalmente en China, que hoy día el uso del QR es popular, extendiéndose en otras partes del mundo, su implementación en sistemas de pagos es evidente.

A nivel mundial, se espera que los pagos digitales alcancen un valor de transacción anual de USD 4,4 billones en 2020, con una tasa compuesta anual del 17% hasta 2024. Con tasas de crecimiento como ésta, no es sorprendente que los pagos comerciales hayan captado el interés de muchas partes interesadas, incluidos los dispositivos móviles, proveedores de dinero (MMP).

En México, 69.6 millones de personas ya cuentan con un dispositivo inteligente, lo que representa poco más del 50% de la población del país, según la Encuesta sobre Disponibilidad de Uso de Tecnologías de la Información y Comunicación en los Hogares 2019, del INEGI; de esta población, el 93% se conecta a Internet a través de su celular.

Mientras que en el mundo hay unos 2,659.4 millones de usuarios de smartphones, apuntan los últimos datos de Statista, se abre la posibilidad para que sean la vía de acceso, por ejemplo, a servicios financieros para los casi 2,500 millones de personas a nivel internacional que actualmente no los utilizan, de acuerdo con el Banco Mundial.

En este marco se vislumbra el crecimiento de Código QR. Sin embargo, aunque ha incrementado considerablemente su uso en los sistemas de pago en mercados emergentes como el mexicano, existen muchos desafíos que deberán de enfrentar. Uno de ellos es la necesidad de adopción de un sistema que permita la interoperabilidad entre diferentes códigos QR entre todos los actores del ecosistema financiero, de punta a punta, de banco, wallet, CODI, afiliadores, adquirentes, en donde tenga resultado una transacción sin barreras entre el negocio al por menor y el usuario.

Por qué es relevante sumar a los comercios al por menor al código QR interoperable

Existen dos razones fundamentales detectadas que ponen en evidencia la importancia de sumar a los comercios al por menor a un QR interoperable,

  1. El coronavirus (Covid-19) ha impulsado a los usuarios a adoptar soluciones sin efectivo. Como resultado, de acuerdo con un estudio de VISA (abril 2020), el 39% de las personas dijo que “evitar el contacto” es lo que les lleva a comprar en línea, mientras que un 26% dijo que es una forma más conveniente de comprar bienes y servicios. Sin embargo, las compras físicas no han dejado de suceder y una de las maneras en las cuales se puede limitar la transmisión del virus es mediante el contactless en los establecimientos.
  2. La necesidad de aceptar la mayor cantidad de medios de pago posibles. Sin limitarla por la compatibilidad en los formatos de cobro. De esta manera, los comerciantes pueden aceptar pagos mediante un QR interoperable, ya sea impreso o a través de una aplicación móvil que su banco adquirente o agregador le proporcionara y en el caso del usuario su banco o wallet.

Qué es lo que deben tomar a consideración los bancos, wallets, adquirentes, agregadores bancarios y afiliadores como proveedores de la interoperabilidad hacia el usuario y el comerciante

Hay varios aspectos que los proveedores deben considerar al evaluar diferentes tecnologías de aceptación, cada uno de los cuales tiene ventajas y desventajas. Las principales consideraciones incluyen:

  • Requisitos mínimos en términos de dispositivos e infraestructura backend necesarios.
  • Costos para establecer los puntos de aceptación, que generalmente son asumidos por el proveedor o el comerciante (en lugar del usuario final).
  • Experiencia del usuario en términos de complejidad, la cantidad de información que se debe ingresar y quién debe ingresar, así como la velocidad.
  • Seguridad frente al fraude.
  • Interoperabilidad, es decir, lo fácil que es armonizar entre proveedores.
  • Adopción incentivada.
  • Capacitación al comercio constante.

Tendencias e implicaciones

Es importante señalar que los comercios al por menor deberían de tener un acceso fácil y asequible a los dispositivos, la conectividad y las cuentas bancarias adecuadas. Sin embargo, se necesita tiempo para que un mercado cambie de teléfonos con funciones a dispositivos inteligentes, al igual que convencer a los comerciantes que aún utilizan el efectivo como único medio de cobro sobre las virtudes de utilizar pagos digitales.

Se ha demostrado repetidamente que hay hitos clave en la evolución de los sistemas de pago comerciales con códigos QR y la COVID-19 se presenta como uno que ha acelerado el uso de otros medios de pago que no son el efectivo.

Para su implementación se requiere de un conocimiento claro y profundo del mercado objetivo. Los mercados con una profunda penetración de teléfonos inteligentes se comportarán de manera diferente a los mercados con brecha digital.

Los participantes de los ecosistemas deben tener confianza en los ecosistemas de códigos QR. Es necesaria una educación sólida y continua de todas las partes interesadas, especialmente para los comerciantes y los usuarios, para generar e inculcar la confianza.

Si el éxito de todo esto depende de la interoperabilidad, no la dejes para el último momento. Uno de los principales beneficios percibidos con códigos QR es el costo potencialmente bajo y la participación lograda entre el comerciante y el cliente. Es importante no perderlo de vista para garantizar que se posicionen como la mejor opción para todas las partes del ecosistema financiero. Sin embargo, esto no sólo requiere de su participación sino del incremento de la demanda por parte de los usuarios y los comerciantes.

Los pagos con códigos QR presentan una importante oportunidad de crecimiento para aquellos que proveen de alguna solución financiera física o digital y cuyas soluciones no compatibilizan con los medios de cobro. Su crecimiento sostenible a largo plazo estará respaldado por la voluntad de colaboración de la industria.

¿Eres Banco Adquirente, Agregador, Wallet, Sistema cerrado de Pagos, comercio o cadena y no sabes cómo resolver barreras tecnológicas que te permitan incursionar en una sólida estrategia de aceptación de pagos QR? Acércate a DAPP, somos el interoperador que permite que QRs, Wallets, Adquirentes, Agregadores, CoDi y Comercios puedan convivir en una sola red de QR.. ¡No te quedes fuera! ¡Contáctanos!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *